Evocando a don Camilo en el centenario de su nacimiento

14716301_10207515223935487_8914460963421557940_n

Publicado en Diario Jaén el 25/10/2016

camilo_31-01-93-salon

Una fría mañana de San Antón se nos murió Camilo José Cela, el del Nobel, el de los exabruptos escatológicos, el del vozarrón de trueno, el de la lengua de látigo, el de los cabreos cósmicos, aquel que en los últimos días de su vida descubrió los casi cien acrósticos que pueden hacerse con la palabra amor. Pero a fin de cuentas se nos murió el inefable Camilo con el que compartimos aficiones gastronómicas y una modesta relación de caballeros de la Muy Ilustre y Noble Orden de la Cuchara de Palo.

En 1990, recién recibido el premio Nobel de Literatura, en Guarromán le concedimos el primer Premio Nacional Cuchara de Palo, distinción que él aceptó y que recibiría un 31 de enero en su casa de El Espinar en Guadalajara, dónde tras una larga sobremesa fue investido, junto a un ventanal abierto a la Alcarria, Caballero de la Cuchara de Palo. Camilo, muy en su papel, firme y con un semblante solemne, con sus manos grandes abiertas como continentes por descubrir y pegadas a los bolsillos mas australes de su chaqueta de explorador, recibía su medalla de caballero y su cuchara de palo inserta en un pergamino de plata que lo acreditaba como tal. Después de agradecer la distinción –Camilo tras su mala uva de buen español, escondía una educación de inglés encastado en gallego ferroviario– me susurró mientras salíamos  al jardín de la casa: “Convénzase maestre, a esta edad lo único que quiere uno es que lo quieran”, y al tratar de bajar el escalón que separaba la casa del jardín, un miembro de la Orden pretendió ayudarle  sujetándolo del brazo, a lo que él soltándose con educado mal genio le espetó mientras bajaba: “Deje, deje, que yo opino como Picasso, que cuando se es joven, se es joven para toda la vida”.

Desde aquella anécdota, en los días previos a su cumpleaños –11 de mayo–  los caballeros de la Cuchara de Palo le enviábamos una caja de jarritas de aceite de oliva virgen extra de Jaén, envasadas en Guarromán, con una nota de felicitación: “Cuando se es joven se es joven para toda la vida”. Días después, indefectiblemente, llamaba por teléfono, o escribía, alabándonos las bondades del aceite el cual decía tomar todas las mañanas, y, sobre todo, repartiendo abrazos para sus amigos cofrades de la Cuchara de Palo, Orden de la que decía sentirse honrado en pertenecer.

Aceptó también ser presidente de honor de la Asociación Internacional de Pueblos con nombres feos y raros, y con tal motivo nos dijo: “No le cambien el nombre a su pueblo porque a otros les suene mal. En todo caso digan siempre: Soy de Guarromán ¡qué coño pasa¡

Este año se cumple el centenario de su nacimiento, y ciertamente su repercusión en estas tierras del sur no ha sido muy notoria, pese a que sus restos mortales reposen bajo la sombra de un emblemático olivo en su tierra gallega de Iría Flavia, y que sobre Andalucía escribiera su libro “Primer viaje andaluz. Notas de un vagabundaje por Jaén, Córdoba, Sevilla, Huelva y sus tierras”, editado en 1959, en el que sobre las tierras de Jaén nos dejara esta sensata y premonitoria opinión: “A Baeza. como a Úbeda, lo más inteligente sería declararlas monumento nacional enteras y verdaderas y tal como está”.

El Instituto de Estudios Giennenses, con acertado criterio, le dedica con tal motivo el próximo día dos de noviembre, la conferencia inaugural de su apertura de curso, que correrá a cargo de su único hijo Camilo José Cela Conde.

José María Suárez Gallego

Maestre prior de la Orden

Capitulo primero. Guarromán, 10 marzo de 1990

PRIMER CAPITULO ORDINARIO CELEBRADO EL 10/03/1990

El sábado 10 de marzo de 1990 tenía lugar en el Restaurante “La Mezquita” de Guarromán (Jaén-España) el primer Capítulo Ordinario de la Muy Ilustre y Noble Orden de los Caballeros de la Cuchara de Palo, estableciéndose desde entonces por acuerdo de los presentes que se llevara a cabo un encuentro trimestral de todos los miembros. Hasta entonces –y desde 1983– las reuniones habían tenido lugar una vez al año, coincidiendo con el día 24 de diciembre (Nochebuena) a las 3 de la tarde, como ya habían hecho los colonos alemanes, suizos y españoles de las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena en el siglo XVIII para elegir a su alcalde, según la Instrucción al respecto dictada por el superintendente don Pablo de Olavide en 1770.

Al acto asistieron, entre otros, el entonces párroco de Guarromán, don Pedro Garbin de las Heras (+), quien bendijo el encuentro, y el notario de La Carolina don Fulgencio Asterio Sosa Galván, quien dió fe del Primer Capítulo Ordinario y firmó los diplomas acreditativos de pertenencia a la Orden de los integrantes de la misma.

El plato fuerte del menú, a modo de homenaje a la cocina de Sierra Morena, fue un potaje de habichuelas con perdiz, tan típicas y propias de esta comarca del norte de Jaén, puerta de Andalucía.

Capitulo 1

En la foto aparecen luciendo las “cucharas de palo”, a modo de pectoral, los siguientes caballeros de la Orden:

(De pie) Paco Cobo (+), Paco Villar, Alfonso Alcaide Noguera (+), Luis Miguel Torrejimeno, Abraham Álvarez Neff, Valentín Caballero, José María Suárez Gallego (en la actualidad presidente y maestre prior), Bernardo López, Bibiano Boluda Juanes (Bibi) (+), César Málaga y Juan José Moreno Reyes (Cascales).

(Sentados) Banjamín Moreno, Pablo Moris (+), Paco Ramírez (+), Deogracias Montero, José María Rodriguez (actual vicepresidente y maestre de armas), Jaime Alija y Paco Haro (+), propietario del Restaurante La Mezquita, de Guarromán.

La foto fue tomada por el notario de La Carolina, Fulgencio Sosa Galván, también miembro fundador de la Orden de la Cuchara de Palo. El resto de las fotografías fueron realizadas por el entonces escribano mayor y actual presidente  José María Suárez Gallego.

 

 

Capitulo 1c

Capitulo 1d

Capitulo 1e

Capitulo 1f

Capitulo 1g

Tertulia de sobremesa.

Tertulia de sobremesa.

Tertulia de sobremesa.

Tertulia de sobremesa.

Antecedentes e Historia de la Orden de la Cuchara de Palo

eSCUDO cUCHARA DE pALO

La Muy Ilustre y Noble Orden de Caballeros de la Cuchara de Palo está inscrita en el Registro de Asociaciones de la Junta de  Andalucía como institución cultural sin ánimo de lucro, con el número 1.499. Teniendo su domicilio social en Guarromán (Jaén), Plaza de Nicolás Kerche, 1.

Su fin primordial es la defensa y difusión de la Cultura del Olivo, desde su vertiente social como tradicional árbol de la paz y de la concordia, y en su vertiente gastronómica dando a conocer las excelencias del aceite de oliva virgen extra.

 FUERO1767

Sus antecedentes hay que buscarlos en el siglo XVIII, cuando en 1767 con la promulgación del Fuero de Población por el rey Carlos III, se crearon las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena, las llamadas tierras de Olavidia, entre las que se encuentra Guarromán, la Carolina, Carboneros etc., con colonos venidos en su mayoría  de Centroeuropa (Alemania y Suiza), y algunos otros de Galicia, Cataluña y Valencia. Se pretendió entonces hacer una sociedad modelo de agricultores, en la que se reconocía por primera vez el derecho a la enseñanza primaria de los niños, y el reconocimiento al trabajo de la mujer, así como el derecho a elegir por votación a los alcaldes de cada departamento, los cuales hacían también funciones de Jueces de Paz.

Esta elección tenía lugar cada 24 de diciembre a las tres de la tarde, en casa del alcalde saliente, pues el cargo tenía una duración de un año que comenzaba a regir desde el día uno de enero. Cada día de Nochebuena, a las tres de la tarde, acudían los cabezas de familia a elegir a su alcalde, y por ser día tan señalado y víspera de festivo,  aquellos agricultores de olivos estaban dispensados de las faenas agrícolas durante esa tarde, por lo que después de haber votado se quedaban a comer en casa del alcalde saliente, quien invitaba a los 10 o 12 cabezas de familia de su departamento, como acto de buena vecindad y anticipando la tradicional cena de Nochebuena.

El día uno de enero todos los alcaldes elegidos eran invitados en su palacio a una comida por Pablo de Olavide, superintendente y artífice de las Nuevas Poblaciones, según consta Archivo Histórico Nacional  (Inquisición, leg. 1.862, nº 14)

 olavide_pablo (sepia)

Esa tradición quiso hacerse leyenda, y algunos de aquellos colonos acabaron acudiendo a votar con una cuchara de palo, pues sabían de antemano que habrían de quedarse a comer. Cuando aquellos agricultores alemanes, suizos, gallegos, catalanes y valencianos, elevaban su cuchara de palo, reivindicaban sus derechos forales, uno de ellos el de elegir por votación a su alcalde, circunstancia que en dos ocasiones les fue negada cuando fue derogado el Fuero durante la invasión francesa (1808-1814), y cuando temporalmente lo derogó también Fernando VII.

En 1983 varios vecinos de la Real Población del Sitio de Guarromán, algunos de ellos descendientes de los colonos que la fundaron, comenzaron a reunirse 24 de diciembre para comer juntos a las tres de la tarde, como lo hicieron los primeros pobladores en el siglo XVIII. Nació así el germen de lo que habría de ser la Muy Ilustre y Noble Orden de los Caballeros de la Cuchara de Palo, instituyéndose los premios que llevan su nombre para galardonar a aquellas personalidades e instituciones que más se hayan distinguido por propugnar la concordia entre los pueblos y por proclamar los valores de la Cultura Mediterránea del Olivo.

 logo-orden-cuchara-de-palo

En la actualidad la Orden de la Cuchara de Palo, que se encuentra bajo el patronazgo de San Antón Abad, no sólo trata de que sus miembros ejerzan como notables amantes de la buena mesa, sino que difundan igualmente las bondades saludables y terapéuticas de la cocina que se oficia en los pueblos de España con el aceite de oliva virgen extra. Para ello sus integrantes, desde las más diversas actividades profesionales, colaboran para lograr que estos fines sociales de carácter eminentemente cultural y solidario se cumplan, no quedándose, por tanto, nuestra institución sólo en los aspectos lúdicos propios de las cofradías y de las sociedades gastronómicas –los cuales también son importantes y gratificantes, a qué negarlo–, sino que La Orden de la Cuchara de Palo, desde sus posibilidades pretende ser un agente dinamizador de las investigaciones y los estudios sobre la culinaria del aceite de oliva virgen extra, en particular y, de forma general, sobre las diversas manifestaciones de la Cultura y la Dieta Mediterránea, desde la que proclamamos que la concordia, el entendimiento, el respeto y la tolerancia entre todos los pueblos es posible, sólo es cuestión de intentarlo, y en ello estamos.

 

ESTATUTOS DE LA ORDEN DE LA CUCHARA DE PALO

Ver la Instrucción de Pablo de Olavide para la elección de los alcaldes pedáneos en Olavidia el 24 de diciembre.

Ver el Fuero de Población de las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena y Andalucía. Año 1767.